El Plan Pampeano “Mi Casa” surgió de la firme decisión del Gobierno de La Pampa de seguir con una política sensible hacia las familias más vulnerables. Provisto con fondos propios, la Provincia junto a los municipios trabajan en conjunto para cumplir el sueño del techo propio a quienes anualmente se inscriben en el IPAV.

En contacto con la Agencia Provincial de Noticias el presidente de la Comisión de Fomento de Falucho, Oscar Canonero, agradeció el acompañamiento del gobernador Sergio Ziliotto, “siempre que necesitamos una solución, estuvo junto a nosotros. La organización y la distribución de la entrega de viviendas es para que aprovechen el terreno y que crezca el casco urbano con las próximas construcciones. Son unidades con equipamiento completo y servicios, además de los nexos de infraestructura”.

Destacó precisamente “el movimiento que se genera al hacer nosotros la obra, no sólo los trabajadores directos, sino que compramos los materiales en los comercios locales o de la zona ”. A ello se suma “el personal municipal que hace el apoyo logístico para que no falte nada y la obra no pierda ritmo. Actualmente son diez viviendas del Plan que estamos ejecutando con una inversión superior a los $155.000.000 y con una ocupación de unos diez obreros que hace muy significativo todos los trabajos”

“Este es un sistema solidario donde el Gobierno tiene su responsabilidad, pero también después el resto cumple con la función solidaria, por eso deben tener la obligación de pagar la cuota. Y ese pago que los adjudicatarios hacen, queda en la localidad para que se vuelva a disponer exclusivamente para viviendas sociales, acá Falucho como muchos pueblos chicos nos conocemos todos, se charla y la gente toma conciencia que hay que cumplir, así nos vamos entendiendo y creciendo como pueblo” sostuvo Canonero.

La Pampa tiene una política sostenida de construcción de viviendas que atiende las necesidades de todas las localidades sin distinción política y trabaja en la concreción de un Plan que nació de una época donde las casas de Nación no llegaban y se afianzó en todo el territorio pampeano donde se construyen sueños pintados de ladrillos y cuando se los inaugura una nueva familia habita un sueño, el tener su propio techo, ni más ni menos.